Podría destruirte – Serie disponible en HBO

Crítica por Mily Hual

en Cine/Plataformas

Hablemos de sexo, consentimiento, violencia y sanación.

La idea de sexo consentido parece algo simple de reconocer. Cualquiera podría asumir que se trata de sexo deseado entre dos o más personas, donde ninguna opone resistencia y todo se hace con la sola intención del placer de todas las involucradas. ¿Pero realmente es tan simple? ¿Dónde comienza y acaba el consentimiento? ¿Se puede poner un final al consentimiento dado previamente?

Podría destruirte es un viaje al infierno. Un infierno habitado por recuerdos borrosos de una violación, por recuerdos de placer consentido que se tornó en violencia, por mentiras y por comportamientos tóxicos propios de un machismo que no acepta un no por respuesta.

En esta serie, su autora, directora y show runner, Michaela Coel, habla desde su propia experiencia, poniendo el dolor sobre la mesa como antídoto para salir del lodo que condena enfrentarse ya no solo a la experiencia en sí, sino también a un crimen que posiblemente jamás encontrará justicia.

Si bien es una serie cuya historia principal es la historia de una violación, las subtramas y los guiños a diferentes temáticas son constantes. Desde la transfobia hasta el racismo, pasando por el uso de las redes sociales, Coel hace una disección de la sociedad actual, sus miserias, sus miedos y sus preguntas sin respuesta. Todo esto bajo las luces de neón londinenses, las drogas, el alcohol y las múltiples caretas que emplean sus personajes para enfrentarse con la realidad: pelucas, filtros de redes, atuendos extravagantes, imaginación desbordada. Nada es casual en esta serie que destila destreza cinematográfica, creatividad y un casting a la altura.

Arabella, la protagonista, se enfrenta a las secuelas de su violación rodeándose de sus amigos, pero ellos no están exentos ni de sus propios traumas ni de culpa. Kwame, uno de sus mejores amigos, se enfrenta a una situación similar. La diferencia recae en que él es un hombre gay, y su entorno no está preparado para afrontar la realidad de la violencia, él mismo tiene sus dudas y, desde luego, la sociedad lo cuestiona constantemente. Por otro lado, Terry, la mejor amiga de Arabella, se enfrenta a la culpa de haber dejado sola a su amiga, de no haber estado allí; además de sus propios conflictos en sus relaciones sexuales y de pareja.

Podría destruirte hace un recorrido por las secuelas de un trauma que posiblemente no tenga remedio. Es precisamente la búsqueda de esa sanación, de una especie de redención y de justicia lo que lleva a Arabella a imaginarse múltiples escenarios finales en un episodio final magnífico. La creatividad puede ser una salida, o a lo mejor lo es la violencia, o el perdón, ella no lo sabe a ciencia cierta, pero parece dispuesta a darle una oportunidad a cada escenario para poder poner fin a algo que la está destruyendo por dentro, y que podría destruirnos a todas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*