‘Pequeño país’ – BCN Film Fest

Crítica por Rafa Catalán

134 visitas

Seguimos con la Sección Oficial del BCN Film Fest con Pequeño país, del realizador Eric Barbier, un excelente retrato del conflicto entre tutsis y hutus en Burundi. Basada en la novela homónima del escritor Gaël Faye, la cinta de Barbier reconstruye aquellos hechos con la mirada de un niño tal y como hacen los grandes narradores. En una familia acomodada que vive en la capital de Burundi, Buyumbura, al pequeño Gabriel le llega pronto el despertar y la pérdida de la inocencia: primero la separación de sus padres y, poco a poco, la entrada en el horror a través de una lenta travesía hasta la consolidación de una guerra y un genocidio. De menor a mayor: si para un niño cuyos padres se divorcian la base es ¿“papá o mama?”, para él será, además “¿blanco o negro? o ¿tutsi o hutu?” Puede que haya momentos en los que el director nos recuerde a aquel Imperio del Sol en el que Steven Spielberg volvía a desmembrar a una familia dejando al hijo solo en una colonia abandonada en China. Aquí es Burundi el pequeño país que pasa de la estabilidad colonial al infierno. A veces su iconografía también llega a remitir a veces a aquella Ciudad de Dios de Fernando Meirelles, en la que los niños se hacen a las armas de la forma más natural. En el caso de Gabriel ese país se funde con su estabilidad y su zona de confort familiar, ya que ambas se acabarán quebrando. No hay zombis africanos como en aquella de Yo anduve con un zombi, de Jacques Tourneur, pero tarde o temprano, la alienación y el trauma del horror de la guerra lleva a presentarnos a alguien similar a un zombi de esas características, alguien que ha quedado arrebatado del espacio y del tiempo como un pelele. Pequeño país es de esas historias que narran bien varias generaciones, muy recomendable para acercarse al conflicto de los tutsis y los hutus.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último de Cine

This site is protected by wp-copyrightpro.com