‘Worth’ se estrena en cines el 10 de septiembre

Crítica por Rafa Catalán

85 visitas

Tras los atentados del 11S, el Gobierno de los Estados Unidos quiso compensar a las familias de las víctimas. Se optó por hacer un fondo con el cual ayudar económicamente libre de impuestos siempre que nadie demandara a las compañías aéreas. Para hacer el cálculo de esos pagos, se recurrió al abogado Ken Feinberg y aceptó. Ahora que se cumplen los 20 años del terrible atentado, Sara Colangelo realiza Worth, con Michael Keaton como abogado, que no dejaría de ser el Spotlight (2015) del 11S. De hecho, puede que ese sea, por un lado, su principal magnetismo, pero a la vez su contra, ya que al ser tan paralela a aquella película sobre la Iglesia de Boston y el Vaticano, abusa de cosas como repetir en su elenco: Michael Keaton y Stanley Tucci no solo enmarcan la historia en el mismo saco que aquella, sino que parecen repetir los personajes. Allí Keaton era el periodista que desenmascaraba la red y Tucci el abogado que acababa dando las claves, y ahora cualquier despistado podría llegar a confundirlas una vez vistas ambas. Todo y este apunte de “parecidos razonables”, la cinta funciona.

Para los amantes del cine de juicios y abogados, es recomendable, lejos de aquel estilo de joyas como Veredicto Final (1982), Philadelphia (1993), Erin Brockovich (2000) o Michael Clayton (2007), donde el abogado o el cliente era el principal atractivo, pero en ella se respira la misma atmósfera. Es ese cine de oficinas y datos, no tanto de investigación pero sí de intentar llegar a unas cifras para indemnizara a las víctimas dentro de una fecha límite (parecido a un crowfounding). Podría ser simplemente un correcto homenaje y dramatización a las citadas víctimas, en plan Documentos TV porque, como Spotlight, es meramente informativa y no llega a emocionar como hacen las otras. Aun así, Colangelo sabe volcar toda esa presión sobre Michael Keaton y él sabe aguantarla. Es de esas historias donde el abogado se lleva el caso a casa y la presión le va empujando a cada paso que da o, mejor dicho, que no puede dar. Por ejemplo, la secuencia de la obra de teatro donde Feinberg se ve impelido por la situación no tiene diálogo pero nos lo cuenta prácticamente todo, del mismo modo que los espacios en los que él primero se abstrae y más tarde recapacita están fotografiados muy sutilmente.

Es esa película necesaria que se debía hacer y se ha hecho sin aspavientos, con el estilo americano funcional, con los actores correctos (aunque Michael Keaton siempre me ha recordado a Steve McQueen, este sería un papel para Al Pacino de tratarse de una peli de los 80, y Stanley Tucci se despeina igual que Pacino, hay que decirlo). Diríamos pues que Worth “it’s worthy”, vale la pena.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último de Cine

This site is protected by wp-copyrightpro.com