Mañana se estrena en cines una nueva entrega de la saga X-Men: “X-Men Fénix Oscura”, bajo la dirección de Simon Kinberg – por Montse Delgado

en Cine

Sinopsis:Los X-Men se enfrentan a su enemigo más poderoso: uno de sus miembros, Jean Grey.

Durante una misión de rescate en el espacio, Jean casi muere al ser alcanzada por una misteriosa fuerza cósmica. Esa radiación la ha hecho más poderosa, pero mucho más inestable. Mientras lucha con la entidad que habita en su interior, Jean desata sus poderes de formas que no puede controlar ni comprender, y cae en una espiral fuera de control haciendo daño a aquellos que más ama y empieza a destruir los lazos que mantienen unidos a los X-Men.
Mientras la familia de los X-Men se desmorona, deberán encontrar la manera de volver a unirse, no sólo para salvar el alma de Jean, si no también para salvar el planeta de unos extraterrestres que quieren transformar esa fuerza en un arma y conquistar la galaxia.

Tras una docena películas de la saga de los X-Men, parece ser que Fénix Ocura será la última, o no, ¿quién sabe?, pero al menos eso se rumorea. A pesar de no ser grandes films y después de tantas sagas, las temáticas se hacen un poco descabelladas, no obstante y personalmente las encuentro muy amenas y entretenidas, sobre todo para las personas que no solemos leer cómics, pero que sin embargo nos gustan los superhéroes de pantalla y esta no iba a ser menos, sin dejar de ser una aventura más de esta familia con poderes especiales, donde una pre dominación de efectos especiales mezclados con acción y ciencia ficción a un ritmo trepidante hacen que las casi dos horas que dura la película pasen volando.

No diré que es una de sus mejores secuelas, sin embargo el final es correcto y satisfactorio.
Buscando siempre la parte más transcendental, podemos encontrar la metáfora de las incertidumbres, las dudas y la lucha con nosotros mismos a modo de superhéroes.

Reparto: James McAvoy (Múltiple), Sophie Turner (Juego de tronos), Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Jennifer Lawrence (Passengers), Jessica Chastain (La casa de la esperanza).
Lo mejor: La interpretación por parte de los actores es sublime y la fotografía de la mano de Mauro Fiore, que no tiene desperdicio.
Lo peor: Lo dicho, una más. Aún así merece la pena verla en la gran pantalla.

Montse Delgado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*