“Casi dos horas de punk guarro, acelerado y faltón” – Crónica del concierto de la Polla Records en Barcelona – por Sara Martínez

en Crónicas

Tras 16 años separados, los viejos punks deciden reagruparse y ofrecernos una gira por todo el territorio español, acompañados de otro maestro, Enrique Villareal Armendáriz, a.k.a El Drogas.

Con aforo completo, Evaristo y sus colegas convocan a una multitud formada por los más viejos del punk y, también, los más nobeles, para disfrutar de casi dos horas de punk guarro, acelerado y faltón. Sabíamos que no se iban a salvar políticos, militares, banqueros, sacerdotes y burgueses de la lengua de Evaristo Paramos ni de las melodías desenfrenadas de sus compañeros.

 

Tras una contextualización maravillosa, ofrecida por El Drogas, todos calentamos motores, lanzamos los primeros gritos y pegamos los primeros saltos con citas a Barricada como Come Elefantes y En Blanco y Negro, uno de los momentos más emotivos de esta velada punk, a pesar que El Drogas quede alejado del término. Con el calor en el cuerpo y la tensión más alta, el público se abalanzó hacia la pista, y poco después pudimos ver proyectadas cruces ardiendo acompañadas del clásico Salve. La Polla nos mostró la enciclopedia del punk que han ido generando con los años y la masa de la pista se movía de un lado hacia el otro al compás de No somos nada, Ellos dicen mierda y, la favorita de una servidora, Carne pa’ la picadora.

Ha pasado mucho tiempo desde el nacimiento de La Polla, y con el tiempo también han pasado mucho Evaristo y los demás, sin embargo, con una actitud igual que la de un punk de 20 años y una energía envidiable, Evaristo nos recitó las letras que cantan a la desesperanza, al no future y a la podredumbre del sistema, y nuestro deber después del concierto es plantearnos si, igual que Evaristo, el sistema también ha permanecido inmutable y nos oprime con la misma energía que siempre.

Sara Martínez

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*