Isaki Lacuesta presenta su nueva película en la Berlinale 2022

Crítica por Jorge A. Trujillo

Un año, una noche” es la nueva película del catalán Isaki Lacuesta, que se presentó este 14 de febrero en la edición 72 de la Berlinale. En la rueda de prensa en el hotel Hyatt, en el corazón de Postdamer Platz, el director de “Murieron por encima de sus posibilidades” y “Entre dos aguas” (2018) atendió a la prensa acreditada en el festival, junto con los actores Nahuel Pérez Biscayart y Noémie Merlant y el productor español Ramón Campos. El largometraje de Lacuesta es la primera película española que se estrena en esta edición del 2022 del festival berlinés, a la espera del estreno de la otra representación española “Alcarrás”, de la también catalana Carla Simón, que se estrena hoy martes 15. Las dos obras compiten por el Oso de oro en Competition.

El equipo de “Una año, una noche” comentó la carga emocional que fue hacer esta película, basada en el libro “Paz, amor y death metal” del español Ramón González. El autor cuenta, en primera persona, lo que vivió, cómo sobrevivió y su proceso postraumático ante el atentado yihadista de París de 2015. El productor de la película, Ramón Campos, señaló que la idea surgió de la impresión que le causó el silencio y el miedo que se respiraba la noche vacía de los atentados en la capital francesa, donde se encontraba ese fatídico viernes de 2015, y la aparición, varios años después, del libro de González. Tres años después de proponer la idea a Isaki Lacuesta, estrenan, muy emocionados en uno de los festivales de cine más importantes. 

Los dos protagonistas, el argentino, Nahuel Pérez y la francesa, Noèmi Merlant, cuentan la conmoción e impacto que tuvieron que asumir para hacer, de sus grandes interpretaciones, un homenaje real y creíble de los personajes basados en personas reales. Pérez se estremece explicando cómo fue rodar las escenas del concierto, donde tuvo lugar el terrible suceso. El actor explica, además, cómo se informó con todos los documentales y noticias que vió sobre los hechos. Así, comenta, lo enriquecedor y fuerte que fue conocer al escritor González y su historia. Noèmi Merlant confesó lo “fácil que fue trabajar con el director catalán y la sensibilidad que tenía éste al tratar unos hechos tan traumáticos”. Lacuesta relata el proceso y el respecto con el que ha intentado explicar el libro de González en imágenes. Asimismo, resalta que respeta que no se quiera usar “supervivientes” a quienes pudieron contar los hechos, porque lo que desea “Ramón (González) es vivir”, después de tan dramático hecho. El director catalán comenta que, aunque hay situaciones y conversaciones ficcionadas, se intentó ser muy fiel al texto y en su presentación en el Berlinale Palast, dedicó la película al escritor y a quienes sufrieron el atentado.

 

Comentario sobre la película:

Sin duda, la película que dura más de dos horas, es toda una explosión de emociones, tensión y poder visual y musical que te mantiene pegado a la silla. El trabajo de los actores es tan real y tan bien trabajado, que consiguen conectar y hacer que no se haga tan larga. Se nota el gran trabajo documental que hizo Lacuesta y cómo ha rodado unos hechos terribles con mucha delicadeza, que mete al público junto a los protagonistas. Los actores conectan tan bien con el espectador y la pareja tiene una química tan fuerte, que nos creemos su relación y sufrimos con sus procesos. Dos procesos que van a ritmos diferentes y lo expresan de formas diferentes, el dolor y trauma ocasionado. Los demás actores, interpretados por Quim Gutiérrez, Alba Guilera, Natalia De Molina, Enric Auquer y la aparición sorpresa del cantante madrileño C.Tangana le da verdad a lo que cuenta y cómo se cuenta. Nos acerca a algunos perfiles muy reales en España y a la percepción, relación y vivencias de españoles y españolas migradas en Europa. Igualmente, el tema de la identidad francesa se toca. Céline (personaje de Noémie Merlant) trabaja con jóvenes conflictivos franceses de orígen migrante. 

Lo que se muestra y no se muestra en el largometraje, mayoritariamente en francés pero de producción española, está cargado de mucha emoción y el director hizo un gran trabajo para saber contarlo. Pero no sólo es fiel a los hechos, porque el trauma, que deja vivir unos sucesos tan fuertes y cómo eso es un detonante para trastocar la vida de cualquier persona en todos los ámbitos, está contando de una forma extremadamente creíble. Una película que, sin duda, dará de qué hablar y esperamos que sea valorada por lo que representa, a nivel personal y vivencial de a quienes representa y a nivel social e histórico de lo que supuso para nuestra sociedad en general y a la francesa en particular. “Un año, una noche” de Lacuesta puede ser una buena candidata para llevarse el Oso de oro, pero eso sí, hay que estar mentalizados de lo que se va a ver para poder compartir, salvando todas las distancias, el drama vivido por Ramón, Céline y sus amigos en el concierto que cambió sus vidas. 

2 Comments

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último de Cine

This site is protected by wp-copyrightpro.com