Archivo

Crónicas

Belako pasó por el Nits del Primavera

Crónica por Adonai Canals

en Crónicas

La Nueva Normalidad ha cambiado nuestras vidas, las ciudades y los espacios que estas tienen. Si hasta ahora el Fórum de Barcelona era un espacio al que, prácticamente, sólo se iba en momentos muy puntuales del verano, cuando se celebraban festivales como el Cruïlla (reconvertido este año en el Cruïlla XX) o el Primavera Sound, ahora se puede disfrutar de la música, al aire libre y de una manera incluso más íntima, que en el pasado, durante gran parte de los meses veraniegos.

Es precisamente el Primavera Sound los responsables de traer la noche del viernes 28 de agosto a Belako a la Ciudad Condal. Y paradójicamente, un concierto que en otros tiempos hubiera implicado, tal vez, estar en una pequeña sala, con todo el mundo apretado y sin poder apreciar bien toda la grandeza musical que un grupo como este tiene, gracias a la música al aire libre, a la Nueva Música, ahora se puede disfrutar mucho mejor.

Estos espacios abiertos, concretamente en el Fórum de Barcelona, logran cambiar la sensación de los conciertos. En este caso, hay que agradecerle a Nits del Fórum, como organizadores del evento, la posibilidad de poder vivir la música así. Y más con la energía del grupo vasco Belako (son originarios de Mungia), que se engancha a todo el que asiste a sus conciertos, sean en las añoradas salas de la ciudad, o bien al aire libre y con distancia social. Al final, esto es música, y mientras se pueda disfrutar de ella en las condiciones actuales, hay que vivirla.

La noche ya empezó diferente, mágica y para fluir, ya que la organización avisó que, debido al tormentón que se pronosticaba, el concierto debía adelantarse media hora. Esto provocó que el mismo finalizará en “horario infantil, alrededor de las 22:30, otra de estas cosas de la Nueva Normalidad y la dependencia del clima para poder realizar los eventos.

Belako, para quien no lo sepa, forma parte de esa curiosa selección -pero presente en nuestro país- de grupos españoles que cantan en inglés (o, a veces, en vasco).

Se definen como post-punk, y se entiende. En sus canciones suenan ritmos muy eclécticos, casi un rock progresivo. Todo ello, acompañado de la potente voz de la cantante Cris Lizarraga, que te mece hasta otra época, en la que la música podía servir para muchas cosas, como para reivindicar. Temas como Tie Me Up o, sobre todo, All Nerve, sacado este año, se podrían definir como potencia, baterías y guitarras sacando música con energía y fuerza. Josu Ximun Billelabeitia y Cris, son las voces presentes en el escenario, el primero, además, como guitarrista, y ella también como teclista. Escuchar cómo se mezclan las voces de los cantantes junto a la música, casi psicodélica, con ecos de la Janis Joplin más intensa, es un lujazo.

Su música suena hipnótica, y rompedora, enfadada. Pero movían al público, que no podía permanecer sentado en sus mesas, por no hablar de las gradas que rodeaban el escenario, dónde el público ya directamente bailaba.

El discurso de solidaridad con el resto del sector de la música arrancó unos merecidos aplausos. Es cierto, no son tiempos sencillos para el sector cultural, ni para sus seguidores, que tenemos que ver con incertidumbre hacia dónde evoluciona todo.

Los cuatro miembros de la banda empezaron algo tímidos, pero poco a poco fueron apoderándose del escenario y, por supuesto, del selecto público que tienen el placer de conocer a esta banda. Paulatinamente, la energía de la música de Belako fue despegando y despertando a los que preferían permanecer sentados.

Pero ojo, el cuarteto vasco tenía otra sorpresa para los asistentes y, sobre todo, para sus seguidores. El concierto, coincidía con el lanzamiento de su cuarto disco titulado “Plastic Drama”, tras tres meses de espera -COVID19 de por medio, que sale en formato físico. Como ellos mismos dijeron: “por fin”. Más que merecido premio a la consolidación de este grupo vasco de sonido tan peculiar y letras diferentes. Así que doble alegría por tocar en Barcelona con un público que les esperaba con ganas, a pesar de la lluvia que iba a caer en cualquier momento, y por sacar al mercado su cuarto álbum.

Ritmos vascos se mezclan con el punk en algunas canciones -haciendo honor a sus orígenes- junto a las primeras gotas de lluvia de la tormenta de verano que se empeñaba en interrumpir la fiesta. Pero nada más lejos de la realidad: las gotas empezaron a mezclarse con la euforia ya sin contener que el público les mostraba.

La magia de las luces del escenario que proyectaba a las gotas de agua, dotaba aún de más magia al evento que Belako se estaba marcando, donde no pudieron faltar sus grandes temas como Sea of confussion. Era imposible no mecerse acompañados del ritmo de su música.

Es uno de esos conciertos que se pasan como un suspiro, por el ambiente, la música, y la noche. No querían que se fuera, pero todo tiene un fin. y mejor recordarlo como uno de esos sueños de una noche de verano.

El interminable solo de guitarra y batería de la canción, que aparentemente finalizaba su repertorio de la noche, hizo fluir y despedir por todo lo alto las ganas que tenía el público de ver a Belako. Ni la lluvia, que con sentido del humor reconocía Josu, que había empezado justo en el momento en el que él empezó a cantar.

Pero no podían irse sin su mítica Molly & Pete. Se permiten incluso hablar en catalán, mientras presentan su canción contra la violencia machista, con la rabia que acompaña a la gran mayoría de las canciones del grupo y en este caso, si cabe, más que justificada.

Eso sí, la despedida final, en vasco.

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba en Nits del Primavera

Crónica por Sara Martínez

en Crónicas

Desde el pasado viernes 14 de agosto puedo afirmar con propiedad que bajo el nombre Derby Motoreta’s Burrito Kachimba están seis de los actuales portentos de la escena musical española, y eso que apenas cuentan con dos años de trayectoria. Uno de los últimos directos de la banda durante este virulento verano comenzó con fuerza y recorrió todas las sendas que habían mostrado su único álbum (publicado en El Segell, 2019), empezando por los temas más populares como The New Gizz o el recién sacado El Valle.

A partir de ahí y una vez puestos en situación, los demás temas iban sonando con una fluidez increíble, que hizo que los espacios entre canción y canción apenas se notaran. Una sensación de pista eterna gracias a pedales, sintetizadores, y otros elementos y efectos de los que desconozco el nombre pero agradezco su existencia y la manera de ejecutarlos que tienen DMBK. Uno de los momentos culminantes tuvo lugar en el ecuador del concierto, cuando la banda tocó su pista más duradera, Samrkanda, llevándola al extremo y alargándola para hacerla prácticamente inacabable, mientras Dandy Piranha y el público entraban en una especie de éxtasis conjunto, con la única diferencia de que no podíamos movernos ni revolcarnos por el suelo como hizo él, y creedme; era dificilísimo resistirse a saltar las vallas y controles e ir delante del escenario.

Después de Aliento de Dragón se produjo un cambio de registro hacia sonidos más y voces más sentidas. Obviamente la banda optó por el indistinguible homenaje a Camarón que se habían marcado con el sencillo Nana del Viejo Mundo, del que con vigor y sentimiento escuchamos Nana del Caballo Grande, que mereció una interpretación en exclusiva de Dandy y Bacca, uno de los dos guitarras de la agrupación, y terminó mientras los demás músicos entraban para entrelazarla con Somnium Igni Pt. 1.

La propuesta para esa noche de las Nits del Fòrum parecía que iba a acabar. Los músicos se van, las luces se apagan y dejan un ruido que mantiene al público expectante e inquieto ¿acaso sólo iba a durar una hora justa como otros que habíamos visto? No. Vuelven a salir con Aliento de Dragón, marca del estilo propio y propuesta completa que tanto queríamos escuchar, tanto éxito tiene y que les hace ser una de las sensaciones del momento. Con El Salto del Gitano y apenas un segundo de silencio, el fin de la noche llegó.

La primera vez que suena DMBK sorprende y fascina, consiguen crear una reminiscencia que muchos casos no es propiamente nuestra, pero a la vez alcanzar no hacerte olvidar que es actualidad, que están aquí y ahora y no es un disco que te has puesto de un grupo al que nunca podrás ver, es mucho mejor.

Carlos Nuñez en Fes Pedralbes

Crónica por Montse Delgado

en Crónicas

Dentro del Fes Pedralbes, ayer 13 de agosto estuvo Carlos Nuñez con su fantástica banda regalándonos los oídos con la magia de su música Celta/Folk.

Un minuto antes del concierto, el director del Festival, Martín Pérez, salió a decir unas palabras de agradecimiento al público y al equipo. Una de las frases que dijo fue: “Para ganar este partido, es necesario un empuje por parte de todos”. Y…manteniendo las distancias de seguridad y con las mascarillas puestas, haciendo un pleno en cuanto al aforo se refiere, salió Carlos Núñez acompañado de sus músicos.

Leí en alguna parte que el Sr. Núñez era el mago de la gaita, yo personalmente diría más, es el mago de cualquier instrumento que se toque con la boca, ya que sacó todo su repertorio y nos deleitó con su magia.

Observé desde mi asiento, como Núñez trataba con mimo cada uno de sus instrumentos, además, daba la sensación que los acariciaba antes de escoger al elegido para fusionar el instrumento con su propia persona.

No creo que nadie se librara de que se le pusieran los pelos como escarpias cuando homenajeó al desafortunadamente recién fallecido Ennio Morricone con la interpretación de “La Misión” o incluso cuando su guitarrista interpretó un poema dedicado a un Dios celta con uno de los instrumentos más antiguos como es “La Lira” y en la propia lengua céltica.

Después el ambiente se convirtió en festivo y entre canción y canción, Carlos Núñez contaba historias célticas, de piratas e incluso se atrevió con tres piezas desconocidas de Beethoven, deleitándonos con la maravillosa voz de su violista María Ryan.

Carlos Núñez, en esta ocasión, también contó con la colaboración de cuatro gaiteros pertenecientes a la Asociación Cultural Galega Rosalía de Castro de Cornellá con la interpretación de Mar Adentro compuesta por Alejandro Amenabar, entre otras.

¿Qué será lo que transmiten estas músicas que por un momento te transportan a esos tiempos de cantinas, fiestas y bailes esporádicos? Imaginé por un instante qué esta pandemia no nos estaba afectando y vi en mis pensamientos a un público bailando ha ritmo a cada nota que sonaba. Nunca pensé que en un concierto de tal envergadura fuese tan difícil mantener la posición sin poder movernos. Pero, un atento Carlos Núñez, minutos antes de finalizar, y con su clásica A Rianxeira, preguntó si sería posible que el público, sin perder la posición en la que nos encontrábamos, nos podíamos poner de pie, y con la aprobación de la organización, finalmente pudimos expresar con nuestros cuerpos lo que nos transmitían esas músicas acatando a pies juntillas las normas y manteniendo nuestra ubicación de asiento.

Con el carisma y la energía que precede a Carlos Núñez, con su gaita, con sus flautas y con su equipo, consiguió que durante algo más de hora y media, que todos los presentes sintiéramos una sensación de festividad y transcendencia y eso… es de agradecer.

¡Qué no pare la música!

 

El Cruïlla XXS, contra viento y marea – por Montse Delgado

en Crónicas

Ha finalizado el Festival Cruïlla XXS y lo ha hecho contra viento y marea, luchando mano a mano con el Covid-19 y demostrándonos que todo es posible con las medidas de seguridad correspondientes.

Se ha disfrutado de conciertos, de teatro y espectáculos que han inaugurado su temporada con en el Festival.

Desde Bazar Show Magazine, agradecemos a los responsables del Cruïlla XXS el buen trato recibido, la constancia y la insistencia de que a pesar de las vicisitudes, hayan seguido en medida de lo posible con la programación y los más de un centenar de grandes artistas que han desfilado por diferentes escenarios, distribuidos por toda la ciudad.

En los tiempos que estamos, donde parece ser que el lugar más seguro sean las cuatro paredes de tu casa y después de tres meses de un confinamiento casi total, el poder asistir a un espectáculo con la misma seguridad de tu hogar, se lo debemos a la valentía y a las ganas de los responsables del Festival y de expresarnos que la cultura continua, despacio, pero lo hace.

En este mundo donde las culturas artísticas parecen que queden en un segundo plano, los amantes de este sector nos hemos recreado de lo lindo con la categorización que el Cruïlla XXS día tras día nos ha ofrecido.

Sabemos que no ha sido fácil y que ha sido un trabajo de muchas horas y muchas adversidades a la vez, pero la gran labor realizada se ha visto recompensada por un público totalmente entregado en cada una de las representaciones ofrecidas.

Nuevamente, nuestro agradecimiento y desearles unos grandes éxitos venideros en el próximo Cruïlla 2021.

 

A Contra Blues en SALA BCN

Crónica por Haizea Etxebarria

en Crónicas

La primera vez que me topé con estos grandes músicos fue hace ya unos 10 años. Por aquel entonces, estrenaban su segundo disco: A Contra Blues II. Nos encontrábamos en un garito que en aquellos tiempos se llamaba Ganesh, en el mismo corazón del barrio de Horta. Muchos de los que estábamos en ese bar volvemos a repetir 10 años después, en este caso en el castillo de Montjuïc. Como os podréis hacer a la idea, fue un concierto que nos caló bastante a todos…

Con enormes ganas de música en vivo, entramos en el patio de armas del castillo. Es curioso ver la estricta organización del staff de Sala Bcn, ya que nos asignan un asiento a cada uno, manteniendo siempre la distancia de seguridad y pidiéndonos que nos levantemos sólo para ir al baño, ¡ni siquiera para ir a la barra! El camarero venía directo a ti para traerte la birra. Para que luego nos vengan con que la cultura no es segura… aixxx…

Tras este breve pero necesario apunte, volvemos a lo que nos interesa: el concierto. Rodeados por los maravillosos arcos del patio de armas tintados de luces rojas, empieza el concierto. El primero en subir al escenario es el nuevo integrante del grupo, el batería Víctor López, seguido por el resto de la banda. Empiezan a sonar temas de su último álbum, Jab, temas de un rock muy clasicote para calentar motores. Nos sorprenden gratamente con el tema Coyote, con un toque muy Tarantiniano. Seguimos con A Crumb of Kindness, que nos lleva claramente a la marca de la banda, con ese blues rock al que nos tienen acostumbrados. Con  Loco amor, se nos ponen los pelos de punta, disfrutando de uno de los pocos temas que la banda toca en castellano.

Siguieron tocando temas sobre todo del último disco, pero intercalándolas con canciones antiguas que el público cantaba con furor. Como no podíamos levantarnos de la silla, íbamos levantando las piernas y los brazos como locos disfrutando de un concierto postconfinamiento muy esperado y deseado.

Para acabar nos pidieron que diéramos un merecidamente aplauso a  Núria Perich, batería de la banda durante los últimos 14 años. Sin desmerecer a López, la echamos de menos, la verdad.

Grandes, como siempre.

Monique Makon & Original Jazz Orquestra: “Back to Amy” en Cruïlla XXS

Crónica por Haizea Etxebarría. Fotografías de Ramón Hortoneda

en Crónicas

El pasado lunes 6 de julio dentro del Festival Cruïlla XXS, pudimos disfrutar de un tributo a Amy Winehouse “made in Barcelona”.  Dadas las circunstancias de la pandemia mundial actual, el Festival Cruïlla ha querido aprovechar la oportunidad de acercarnos a artistas locales de gran calidad.

Tras un largo confinamiento, muchos de nosotros íbamos sedientos por poder disfrutar de un buen bolo de música en vivo. En este caso, el escenario era el denominado por el festival como el Royal Bliss, justo en la entrada principal del Teatre Nacional de Catalunya. La primera sensación fue realmente impactante, ya que el aforo es muy limitado y es muy curioso ver cómo se distribuye a la gente manteniendo la distancia de seguridad, sin olvidar todo el protocolo de mascarillas y geles que ya forma parte de nuestro día a día.  Aun así, el espacio era realmente acogedor, coronado por la imponente escalinata del TNC.

Llegan las 21:00h y puntuales, salen todos los músicos del Original Jazz Orquestra de Taller de Músics. Con el gran trompetista David Pastor a la cabeza, empezamos a entrar en calor con ritmos soul-funk del primero de los doce temas que disfrutamos durante la velada: You Know I’m no good.  No tardó Monique Macon en salir al escenario y ponerse al frente para deleitarnos con su  potente voz.

Pero, ¿quién es Monique Macon? Hija de una pareja de Camerún y vecina de la Ciutat Meridiana, hace unos años participaba en unos campamentos organizados por el Casal de Roquetes. Allí, sus compañeros descubrieron su talento y la animaron a que tomara clases de canto. Tras apuntarse a  las clases gratuitas del Casal,  consiguió una beca del Cabal Musical del Taller de Músics y aunque sólo tiene 22 años, ya participa en varias bandas y tiene una técnica vocal realmente sorprendente.

Tras el famoso Back to black continuamos con In my bed, donde la orquestra nos deja directamente sin palabras. Macon, que lucha contra su propia timidez, vemos que empieza a sentirse más cómoda y nos da la oportunidad de deleitarnos no sólo de esa técnica vocal extraordinaria, sino de por fin, una aterciopelada calidez.

En Fuck me pumps, David Pastor acompañado por su inseparable trompeta, nos puso literalmente los pelos de punta con un maravilloso solo. Tras varios temas, llegamos a la archiconocida Valerie y aquí el público ya no puede parar de bailar.

Rodeados de un maravilloso atardecer, poco a poco las luces de la torre Agbar se encienden mientras disfrutamos de un buen concierto.

Llegamos casi al final, cuando Pastor nos sorprende con un pequeño homenaje al recién fallecido Ennio Morricone.

Llega la hora del bis y vuelve a sonar Stronger than me, en un concierto que aunque a mi parecer se hace corto, desprende mucha calidad.

Monique Macon es una artista muy joven que cuando consiga desprenderse de su timidez, no me cabe ninguna duda, de que se comerá los escenarios. Descubrimiento muy a tener en cuenta.

 

 

“Esto lo hago por vosotros” Cecilio G y Pedro Ladroga en las Nits del Fòrum

Crónica por Sara Martínez

en Crónicas

Así despedía su actuación de apenas treinta minutos el pasado viernes en las Nits del Fòrum el cabeza de la noche, Cecilio G.

El show –no se le puede llamar concierto, ni tampoco es necesario- estuvo fuertemente marcado por la presencia de Pedro Ladroga, que llegó con mucha más fuerza que el Ceci. Es más, acompañó al de Bogatell durante todo su su show, cosa que –por lo menos a mí- me hizo preguntarme qué cuando se iba a quedar solo con Agon Beats, su beatmaker y productor por excelencia con el que, por cierto, aún no había pisado ningún escenario.

El espectáculo de Cecilio G fue decreciendo e impregnándose de falta de ganas poco a poco. Con mucha fuerza salió a cantar Llegue cuando Llegue junto con Pedro, pero en general fue corto y el personaje estaba cansado. Tan cansado que insistentemente no podía dejar de repetir que aquello únicamente era un regalo para su público –el que probablemente no le caería bien- y dando a entender que, si fuese por él quizás esa noche hubiese estado en cualquier otro lugar menos en el Fòrum. Necesitado de la compañía de Pedro y contando con la presencia de amigos músicos, entre ellos Moha –que se cantó un par de temas- escuchamos producciones como Pikete Espacial, Intro TDPS y prácticamente hasta aquí podemos contar.

Desde lo personal y a favor del artista, diré que es mucho más que un show breve en el que lo único que presenta es un círculo de hombres raperos con actitud agresiva cantando encima de sus propios temas. Defenderé que es talento con su rapidez verbal, su agudeza y capacidad de improvisación, además de tener la habilidad de parodiarse a sí mismo y parodiar al género –como consecuencia ha tenido incontables beefs-, nadar entre diferentes estilos hasta el punto de grabar un disco de punk crudo y mostrando a la vez una sensibilidad altísima sobre todo en aspectos sociales y políticos, tiene las ideas muy claras y una posición muy firme. Y es que, al parecer, retomando la frase que pone inicio a esta crónica, el compromiso aquí –de comprometerse con alguien- lo tenía con el público, y quiero creer que ofreció lo que en ese momento concreto tenía en sus manos.

Música y confinamiento – por Montse Delgado

en Crónicas

En este tiempo de confinamiento he vuelto locos a mis vecinos. No sabían si era joven o mayor, si me gustaba la música clásica, la retro, o el más puro house. Pero debo decir que la música ha formado una parte importante de estos días. Sería difícil escribir sobre todas y cada una de ellas, faltarían páginas y sobrarían motivos para descifrar lo que cada una significa para mí personalmente. Lo que sí diré es que sobre las que escriba, me motivan todas y cada una de ellas de diferente manera y en todas ellas, mantengo un recuerdo, una sensación y una emoción diferente.

Durante muchos días tuve en mí cabeza una canción que me años atrás me había motivado mucho, sin embargo, no había manera de que me viniera a la mente el nombre del autor, y el recuerdo que tenía era el de un violín, que mezclado con el “house” formaba la combinación perfecta. Siempre hablando en título personal.

Una noche, de repente… lo recordé y desde ese día, no tan sólo escucho esa canción, sino que además disfruto con el sabor cubano de ese violín manejado por Julio Muñoz o Julio Cuba como nombre artístico. Gracias Julio.

Del “house” y del sonido cubano, nos marchamos a mí queridísimo Sting. Sting, me proporciona bienestar, tranquilidad y me trae al recuerdo aromas de campos dorados de un pasado quizás no tan lejano, pero al suceder tantas cosas inesperadas en el transcurso de los años, tengo la sensación que esos recuerdos forman parte de un antaño lejano que ha ido forjando una amistad sólida, consolidada y llena de complicidad. Y es justo esta canción, que durante este confinamiento me ha permitido sentirme más cerca de esa amistad a la que tanto y tanto echo de menos.

 

Sin tener nada que ver las una con las otras, expresaré que la siguiente canción me ha inspirado a escribir y a poner un proyecto en marcha, qué, tengo la fe de que va a ser un gran éxito. Sí tengo que ser del todo sincera, diré que esta canción la descubrí recién entrados en el confinamiento y que me ha convertido en adicta de dicha balada. Es una canción que se escucha desde dentro y te expulsa de golpe toda la inquietud que puedas sentir a causa de la clausura obligada y necesaria. El video clip es brutal y dice mucho de sí.

 

La mayoría nos hemos puesto a cocinar casi como nunca habíamos hecho con anterioridad, mis canciones de culto para ese momento, ha sido una playlist que me había elaborado de música en nuestro idioma de los 60-70 y 80’s, pasando por Raphael, José Luis Perales, Las Grecas, Mari Trini, Mocedades, Roberto Carlos, Rocío Jurado, Duncan Dhú, Los Sirex, Camilo Sesto, Tony Ronald y muchos más, por lo que escogeré una entre todas, una que la cantaba a pleno pulmón cuando sonaba entre cacerolas y sofritos y que sin entender muy bien el porqué, me siento identificada con ella, quizás sea por los muchachos del barrio le llamaban loca.

 

No importa el género; rock o clásico, ópera o heavy, la música se define por lo que te aporta en cada nota y sí de algo estoy segura, es que en todos y cada uno de nosotros, hay una canción que nos sugiere algo. Da igual que no entendamos el idioma en el que está cantada, porque sí le quitamos  la voz, la música es el idioma universal por defecto.

Este artículo se convertiría en interminable si tuviera que agradecer uno por uno a todos los autores, pero terminaré agradeciendo en general a todos los que transmiten su arte a través de la música.

He escogido tan sólo cuatro estilos diferentes de los que voy escuchando durante este tiempo, cuatro maneras de sentir e interpretar lo que cada una de ellas me dice personalmente.

Espero que las disfrutéis deseando que esto termine pronto para poder bailar de nuevo, muy y muy juntos.

Montse Delgado

 

Canciones en mi confinamiento. Melancolía desde Berlín (Parte I) – por Jorge A. Trujillo

en Crónicas

Llevo más de tres semanas confinado en Berlín. Aquí las restricciones no son tan estrictas como en España por muchas razones pero no por ello son mejores.  Estar pendiente de mi familia y amigos en España y estar al tanto de las noticias, junto con el cierre temporal de mi trabajo, me ha hecho estar, como todos, con mis altibajos. Pero estoy intentando mantener un horario, a veces con éxito y otras sin nada de éxito. Estando en la distancia y con la incertidumbre que todos y todas tenernos, aparte del cine y las noticias, es la música la que me hace estar cerca de mi familia y amigos en Barcelona y Asturias.

La primera canción que me viene a la cabeza, sin duda, cuando he tenido tiempo a pensar en el año y medio que llevo viviendo aquí es “Tierra” de Xoel López. Esta canción me traslada a los momentos en los que ya planeaba mudarme de Barcelona a Berlín. Y ese inicio del videoclip, los distintos sitios que han sido importantes el cantautor gallego y esa tremenda letra, es la que me hace sentir esa canción como mía. No soy mucho de playa porque siempre la he tenido, el Cantábrico de Asturias y el Mediterráneo de Barcelona. Pero es verla y pensarla para que me entre la nostalgia. Pero es que esta canción, además de darle un significado de “Tierra” a los diferentes lugares de los que uno forma parte, te conmueve por los caminos personales que se toman y los caminos por lo que te lleva la vida misma. Quizás la parte más emocionante es:

“(…)Y hace tiempo que yo ya me fui, yo siempre me estoy yendo

Pero siempre estoy contigo, aunque a veces pienses que no hay nada

Cuando me quedo mirando como si estuviera ausente

Es porque estoy viajando, no pienses que voy a perderme.(…)”

“Tierra” de Xoel López:

 

A Xoel le falta mi Barcelona, pero compartimos el norte de España, el paso rápido por Salamanca y la conexión (raíces en mi caso) con Latinoamérica. Sin duda, una canción que me conmueve y me conecta con mi múltiple identidad.

Una canción que descubrí en la capital alemana, en un momento de crisis de querer regresar a Barcelona, es “Berlín” de Coque Malla.  Su última estrofa me dejó frío. El optimismo de la canción aunque con cierta melancolía, contrastaba con mi momento de bajón y añoranza por regresar a mi zona de confort: Barcelona. Mirando mi habitación en Berlín, tumbado en la cama y pensando en ello, la canción me marcó con su final:

“(…)Hoy, voy a empezar a construir

La casa donde estaré,

Para toda la vida

Voy a recorrer esta ciudad

Voy a quedarme en Berlín

Para toda la vida.”

 

Mi versión favorita es con Leonor Watling:

 

No puedo dejar de mencionar el dueto con Ivan Ferreiro en “Me dejó marchar”:

De siempre, Iván Ferreiro ha sido uno de mis cantautores favoritos. Es difícil elegir una canción (como de todos los que mencione). Sin dudas, “Turnedo” es mi canción favorita. Ese tono de voz, la forma de cantar y su letra tan surrealista como el sentimiento que transmite su letra, la convierten en el cóctel perfecto para estar en la línea del dolor y la fuerza de seguir adelante.

No puedo elegir una estrofa, toda la canción es impresionante. Aquí me quedo con la versión que canta junto a Xoel López en su disco en directo, “Confesiones de un artista de mierda”:

Al poner toda la letra de “Turnedo”, me doy el lujo de poner tres canciones más del gallego más Indie y ex vocalista de Los Piratas. Como es tan lastimero en sus letras, no puedo dejar de resaltar Pensamiento circularde su último disco, “Casa”. Esa forma de vivir las cosas y cómo lo reflejan sus canciones son increíbles. Y brutal como te toca la “patata” con la letra, pero sobre todo con el video, ya lo veréis.

(…)Hay noches

Que escucho muchas tonterías

Y pienso en ti

Hay algo delicado

Abandonarse a los demás

Hay noches

Que como muchas chucherías

Y pienso en ti(…)”

 

“Pensamiento circular”:

Del mismo modo, “El equilibrio es imposible” te deja hipnotizado con esa la letra. Para ello nada como la particular voz de Ferreiro y el vozarrón de Santi Balmes:

(…)Yo sigo detrás

Para qué

Si cada vez que vienes me convences

Me abrazas y me hablas de los dos

Y yo siento que no voy

Que el equilibrio es imposible cuando vienes

Y me hablas de nosotros dos

No te diré que no

Yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo

Ella no me imagina

Cazando en los bares

(…)Entonces ven

Dame un abrazo

No te conozco

Cuando dices que felices

Qué caras más tristes(…)

 

 

“El equilibrio es imposible”, junto con Santi Balmes:

 

 

Acabando (¡cuesta eh!) con Iván Ferreiro, una de la banda sonora de Rec 3, donde  sólo con esa guitarra de Pozo y Amaro Ferreiro y la voz de Iván nos deja mudos con “Canción de amor y muerte”. Tan bien elegida para esa dualidad de amor y muerte para la tercera entrega de la saga de zombies más famosa de España. Muerte, besos, suerte, infectada, amor, enfermedad, guapa, final… son palabras en este pedazo de canción que no se puede destacar sola una estrofa, aunque en estos momentos quizás sí valga la pena señalar: “Voy a contagiar a esta ciudad con nuestro amor(…)”.

“Canción de amor y muerte”, junto a Rubén Pozo.

Finalmente, para acabar de señalar parte de mis canciones favoritas, tengo que acudir a mi segunda lengua, el catalán. En estas semanas de incertidumbre que nos acecha, tenemos que actuar con responsabilidad y colectivamente porque “Som gegants” (somos gigantes). Si cuestionamos ciertos modos de vivir hasta ahora y aprendemos de una vez de esta crisis, viviremos “La gran eufòria en un mundo mejor. De éste modo y si logramos aprender de ésto, como sociedad, “Tot anirá bé” (Todo irá bien) si no todo, casi. Con esto resumo tres de mis canciones favoritas de Joan Dausà. Sí, otro lastimero como yo. Pero te invito a escucharlas porque a mi, a parte de la melancolía que me entra por Barcelona en los videoclips y por sus preciosas letras, son canciones muy optimistas y positivas que te hacen sacar la lagrimita de felicidad. Cosa muy habitual desde la lejanía. Y en eso consiste la vida y en eso consiste resistir, al menos así es como lo he aprendido y muchas claves me las han dado canciones tan buenas como éstas. También ha sido muy complicado sólo elegir estas de Dausá, porque me dejé unas cuantas.

(…)Potser recordes quan ens enfonsaves el cap dins el mar

Potser recordes quan triaves la pedra que feia més mal

I escopies paraules plenes de fang

I entraves als somnis que fan tremolar

Però ara som gegants (…)

“Ara Som gegants”:

(…)Surt volant el tap del cava

I tothom s’abraça a taula

Baixa, amor meu

Baixa, amor meu

La vida és nostra

 S’acaben les hores que mai no acaben

Els dies que despertàvem

Temptats de deixar-ho estar

És com si tot tornés a lloc(…)”.

“La gran eufòria”:

 “I ara vint anys després

Recordo aquell moment

I ens veig a tots tan bé

Tornaria a agafar el tren

Tornaria a aquell hotel

Per trobar-te entre la gent

I ara el cor em diu

Que tot anirà bé

I ara el món em diu

Que tot anirà bé”

“Tot anirà bé”:

Dos más, super rápidas que son dos clásicos: “Llença’t” de Lax ‘n’ Busto:

y “Bon dia” de Els Pets:

¡Ay, Barcelona!

Espero que os haya gustado mi lista, he tratado de ser sincero y son las canciones que me gustan y más me llegan. En la parte de II, comentaré canciones sobre películas, series y más lugares.

Jorge A. Trujillo

 

 

 

 

 

 

Gas! Gas! Gas! Crónica del concierto de Goran Bregovic en el Palau de la Música – 21 Festival Mil·lenni – por Sara Martínez

en Crónicas

Pasan los años, pasan y Goran Bregovic sigue acudiendo a una de sus imperdonables citas; Barcelona. Nuestra ciudad se ha convertido para el músico, prácticamente, en parada obligatoria. Tanto es así que, a pesar de no presentar material nuevo desde enero de hace dos años, el pasado jueves 27 de febrero,de la mano de la vigésimo primera edición del Festival Mil·leni, acudimos al Palau de la Música a disfrutar de un recorrido por la carrera de Goran.  y por su música. Los acompañantes no podrían haber sido mejor escogidos; su Wedding and Funeral Orchestra.

Las hermanas Radkova abrieron el espectáculo cantando Vino Tinto, originalmente interpretada por Bebe. El resto de los músicos las acompañaron para seguir con himnos como Presidente, haciendo gala de un sonido apabullante y fanfarriero. Como nos habían advertido, ibamos a caminar pasito a pasito por la senda de Goran. Meláncolico, anunció el inicio de Ausencia, y junto a Muharem Redzeti hizo que, a pesar de extrañar a Cesárea Evora, no extrañáramos su voz. La tristeza dió paso al jolgorio y parte del público no podía estarse quieta en las sillas del Palau coreando Balkaneros, Made in Bosnia y Gas Gas. No olvidemos que Goran, entre los años 80 y 90 fue una estrella del rock yugoslavo con la banda Bjelo Dugme, hecho que le ha permitido explorar diversos estilos en su carrera en solitario, además de poder componer para artistas como Iggy Pop. Pues con uno de los temas compuestos para este ícono del rock, In the death car, los músicos se fueron despidiendo uno a uno para dejar al frontman solo en el escenario del Palau. De forma tímida, el público empezó a preguntar por alguno de los temas más emblemáticos del artista; querían escuchar himnos partisanos como Bella Ciao o Yeremia, sobre todo los compatriotas de Goran, quienes acudieron a la imperdonable cita para rememorar sus raíces y celebrar la paz, pero también la lucha. Bregovic no defraudó y volvió a sentarse y reunir a su séquito para finalizar con la fiesta balkanera, esta vez de forma colaborativa con el público. Para este momento, ya no valían ni sillas ni butacas, Goran pidió locura, advirtiéndonos; if you don’t go crazy, you are not normal. A los gritos de artiljerija, colaboramos en la interpretación de Yeremia, mientras el serbio iba dando tragos a su copa, puesto que como había anunciado, es un tema para cantar mientras se bebe. Estremecidos escuchamos las primeras notas de Bella Ciao, himno partisano por excelencia y con el que Goran tiene una gran conexión fruto de su historia familiar. El último brindis, como era de esperar, movió el suelo del Palau y sí, complaciendo a todo aquél que se encontraba en el recinto, Kalashnikov fue la canción elegida para la despedida del conjunto.

Es necesario remarcar que, en la situación en la que nos encontramos, donde es más importante el individuo que el colectivo y la exclusión que la inclusión, pasar una noche con Goran Bregovic y su Wedding and Funeral Orchestra hace que pensemos en la diversidad, en el mestizaje y en la multiculturalidad y que ello, en vez de ser algo que nos separa, tiene que funcionar como un pegamento en nuestra sociedad. No podemos vivir excluyendo al otro, no podemos vivir negando y vetando al desconocido. Gracias Goran por defender todo esto, por eliminar las fronteras en el arte y en la cultura y por compartirlo con nosotros y por tu insistencia en llevar el mensaje a las mentes más reticentes. Gracias por compartir tu historia y la de todo aquél con el que te encuentras. Gracias por habernos invitado a pasar una noche contigo y con los tuyos en el Palau, por hacernos brindar sin copa alguna y por ser real. ¡Živjeli!

Sara Martínez

 

1 2 3 6